Previsión de los efectos del Decreto-Ley 7/2019 de 1 de marzo del 2019

Hace poco se aprobó el Real Decreto-Ley 7/2019 de 1 de marzo donde se regula, entre otras cosas, los arrendamientos urbanos. Se trata de un Decreto claramente favorable a los inquilinos y contrario a los propietarios. ¿Cómo reaccionará el mercado de alquiler? La realidad no podemos saberla, pero si podemos predecir algunas tendencias en función de situaciones anteriores similares.

Según la publicación LA TRANSFORMACIÓN DEL MERCADO DE ALQUILER DE FINCAS URBANAS EN ESPAÑA (1920 1960) de la Universidad de Barcelona que puedes encontrar en http://www.ub.edu/geocrit/b3w-988.htm

Año 1946: Aparece la primera legislación, que se podría llamar como tal, claramente intervencionista mediante la que se trató de regular los principios básicos del arrendamiento que antes se dejaba la libre voluntad de las partes. Esta ley recogía las normas sobre arrendamientos urbanos que se habían dictado hasta el momento.
Textualmente dice "De esta manera, el principio de mantener un mercado de alquiler de vivienda intervenido por los poderes públicos se convirtió en una piedra angular del franquismo. En adelante, las autoridades simplemente fueron estableciendo una nueva delimitación entre viviendas de renta antigua y viviendas libres a la par que se introducían mecanismos para la revisión de la rentas cada cinco años. Las leyes posteriores, sancionaron esta política de protección de los inquilinos de los edificios de renta antigua, determinando así la perpetuación de este modelo hasta el decreto Boyer de 1985."

Año 1985: El ya mencionado Decreto Boyer, cuya principal medida fue la eliminación de la prórroga forzosa que obviamente beneficiaba a los propietarios.

Año 1994: Ley que recupera la autonomía de la voluntad, lo que supone algunas ventajas más para el propietario manteniendo, sin embargo, la continúa regulando de algunos principios básicos como la duración, renta y actualización, fianza, adquisición preferente, etc.

Año 2013: Modificación de la ley anterior conocida por todo el mundo.

Año 2019: Decretazo que supone una vuelta a la tendencia regulatoria del régimen franquista.

He conseguido algunos datos del número de viviendas en arrendamientos en en la Tabla 10 de http://habitat.aq.upm.es/in/a003/ab003.html de la Escuela Técnica Superior de Arquitectos de Madrid, y además http://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=4566 del INE.

No he encontrado datos anteriores a 1970 pero la tendencia indica que venimos de un alto ratio de viviendas destinadas al alquiler mayor del 30%.

Año 1970: 30,1% bajo la influencia de la ley intervencionista de 1946.
Año 1981: 20,8% bajo la influencia de la ley intervencionista de 1946. Pronunciado descenso.
Año 1991: 15,2% bajo la influencia del ligeramente liberal decreto Boyer. Parece reducir la tasa de descenso.
Año 2004: 13,9% bajo la influencia de la algo más liberal Ley de 1994. Parece detenerse el descenso.
Año 2011: 13,9% aún bajo la influencia de la algo más liberal Ley de 1994. Parece detenerse el descenso.
Año 2017: 16,9% bajo la incluencia de la más liberal modificación de la ley en el año 2013. Parece aumentar ligeramente el parque de alquiler en solo 4 años.
Año 2019 y siguientes: No sabemos todavía, pero tenemos datos anteriores para predecir que las legislaciones contrarias a los intereses de los arrendadores provocan la reducción de la cantidad de alquileres firmados. Por el contrario, las regulaciones favorables a los intereses de los arrendadores provocan un aumento de las viviendas disponibles para alquilar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Windows XP se resiste a morir

Contraseñas seguras y fáciles de recordar

Desembalaje, montaje y prueba de la grabadora Eleksmaker A3 pro 2500 mW